domingo, 12 de octubre de 2014

Salvavidas.


Me encontraste magullada y dolorida, con los hombros cansados y con el corazón aún más.
Estaba llena de heridas de batallas perdidas que luché hasta el final porque creía que perder no sería tan doloroso como rendirse a tiempo. A tiempo, nunca llego a tiempo.

La vida me pesaba tanto que de repente ya no la necesitaba.
Dejé de engañarme con esperanzas y hasta los atardeceres dejaron de parecerme bonitos. Y todos los días estaban nublados sobre mi cabeza a pesar de que hiciera un sol horroroso que sacaba a todos los niños a jugar y yo era incapaz de escuchar cualquier risa.

No te haces ni una idea de cuánto tiempo llevaba sin mirarme directamente a mi misma a los ojos cuando me reflejé en los tuyos.

Comenzaste a cuidar todas mis heridas y jamás de rendiste porque creías que dejarme perder era mucho más doloroso. Yo jamás te pedí nada y tú hiciste todo lo que incluso ni sabía que necesitaba.
Y ahora que ya no tengo más heridas que curar no te me has ido y yo aunque siempre me has dicho “que no te debo nada” estoy tan en deuda con la forma en la que me quieres.


Gracias por rescatarme.


10 comentarios:

  1. Esta hermoso Abbey, me encanta como escribes y más como lo narras.

    ResponderEliminar
  2. Estos escritos son los que me gusta leer y me emocionan. Es bonito :')

    ResponderEliminar
  3. Me lo he leído como 10 veces y me encanta, ni si quiera me siento identificada pero es precioso

    ResponderEliminar
  4. Querida Abby siempre cayendo tus palabras directo al corazón! que dulzura es este escrito! me encanta leerte otra vez!

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias Mo :)
    _______________________
    Ay Pablo, la verdad es que lo realmente bonito es leer cómo otros han sentido leyéndome. Eso es gigante.
    _______________________
    A veces no hay que sentirse identificada para simplemente sentirlo :)
    _______________________
    Hola Chica C.
    Este texto es tan frágil, así que sí, supongo que eso también lo hace dulce.

    ResponderEliminar
  6. 2015 AUN NO ME CANSO DE LEER Y ESCUCHAR ESTE ESCRITO ABBEY TE ADORO

    ResponderEliminar
  7. Cuando tocas tierra firme ¿Para que necesitas un salvavidas?

    ResponderEliminar
  8. Anónimo, suerte tienes de estar en tierra firme y que esta no te mate de hambre. Ser un náufrago tampoco es cosa fácil.

    ResponderEliminar
  9. Me encanto por completo.
    Cada palabra es como un micro-abrazo para el corazón.

    ResponderEliminar
  10. Sabes Abbey, cada cierto tiempo regreso a tus escritos, cuando estoy pasando por algo jodido, o algo muy bueno, cuando paso por emociones muy intensas se me viene a la cabeza uno de tus textos, y tu voz recitándolo. Y me doy cuenta de que llevas poesía en tu nombre, y mi vida en tus palabras. Y amo eso. También me doy cuenta, que mis letras se parecen mucho a las tuyas, por el simple motivo de que me inspiras y te has convertido en mi modelo a seguir. Y no sé, pero para mí, tú como persona eres mucho, y no te imaginas lo que significas,y no te imaginas lo salvavidas que puedes llegar a ser. Simplemente... gracias por todo Abbey. Te adoro. 💖

    ResponderEliminar

Cada comentario me ayuda a mejorar y me anima a seguir adelante. Recuerda que sin respeto solo pierdes el tiempo. ¡Muchas gracias! :D