martes, 6 de junio de 2017

He aprendido a ver a través de mi tristeza.

Ya he aprendido a ver a través de mi tristeza. Y da igual que mis lágrimas ahora fueran alquitrán, tendría las mismas ausencias en el corazón y el pecho me seguiría pesando de la misma manera.

No sé cómo hay gente buscando el amor en Tinder, existiendo bares de poesía. No sé cómo se prefiere un whatsapp a un beso de los que dejan los labios húmedos. No sé reprimir mis ganas de coger el coche e ir a donde sea que te estés ahogando.
Quiero ser tu salvavidas si es que soy capaz de soportar las toneladas de naufragios que llevas dentro. Quiero ser capaz de que mis manos te levanten o por lo menos te hagan compañía donde sea que estés.

Me gustaría quererte tan bien que te sanara. Que no volvieras a sentir que te apagas, que yo estaría ahí removiendo las brasas para sacar de nuevo la llamarada que llevas dentro. Noto el calor de tus ideas desde aquí bien lejos y la profundidad de tus ojos incluso cuando los tienes cerrados y no puedes ni mirarme.

Tienes la vida en ti, puntiaguda y áspera. Ven y busca mis abrazos que te guardan un refugio suave y con buena música. Ven y búscame, o dime que vaya, que de verdad, me convierto en pájaro y voy hacia ti, con las alas que me das.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada comentario me ayuda a mejorar y me anima a seguir adelante. Recuerda que sin respeto solo pierdes el tiempo. ¡Muchas gracias! :D