lunes, 2 de octubre de 2017

Mi meteorología.

Mi tristeza no es intermitente,
es como el frío en los polos,
la sed en el desierto,
los errores que cometo.

Ya no tengo carencias,
no tengo huecos que llenar,
se me han quedado las formas de lo que fui y tuve,
y ahora ahí reposa mi tristeza,
sin dejarle sitio a nada más.

En mi meteorología sale el sol a veces
pero hay más de 300 días de lluvia
y demasiada pena por metro cuadrado.

Querer ya solo quiero quererme a mi,
lo que pasa que sigo haciéndolo mal
y llega un momento en el que sientes
que hay cosas que ya no puedes aprender a hacer de otra manera.

Dentro de la felicidad también hay tristeza,
pero en la tristeza no hay nada de felicidad.

Me gustaría saber mantener la sonrisa que se me cuela en la vida a veces,
pero siempre huye espantada de mis boquetes.

Me gustaría aún más que las cosas no se disfrazaran de bonito si no lo son,
suficiente tengo ya con mis murallas.

Quisiera, si pudiera aprender,
a no hacerme ilusiones,
a no imaginar,
quisiera dejar de decepcionarme.

Ojalá no me picaran los ojos al llorar,
así al menos estaría bien en mis lágrimas.

Me falta tanto en esta vida.
Me hubiera gustado no conocer a ciertas personas,
no haber sentido ciertas cosas,
no haberlo hecho bien alguna vez,
porque ahora
recordarme puramente feliz, me parece
inalcanzable.



4 comentarios:

  1. esta demasiado hermoso, tus palabras dicen aquellas cosas que uno no se dice o no escucha muy seguido,saludos desde el fin del mundo ❤❤

    ResponderEliminar
  2. Podría leerte toda la vida. Gracias por compartir tus pensamientos más hermosos, porque no dejan de ser hermosos por ser tristes. Sos increíble ��

    ResponderEliminar
  3. muy lindo en verdad...

    ResponderEliminar
  4. Acabas de describir mis ultimos meces.

    ResponderEliminar

Cada comentario me ayuda a mejorar y me anima a seguir adelante. Recuerda que sin respeto solo pierdes el tiempo. ¡Muchas gracias! :D