jueves, 12 de octubre de 2017

La única vez que fuimos felices.

Entre los papeles de la mesa he encontrado el único poema que habla de que una vez fuimos felices.
Tú me dabas una caricia desde la sien hasta el tobillo,
y yo te besaba de verdad.

Una vez me trajiste una rosa y no era San Valentín,
yo creí que te acordarías de mi entonces hasta cuando el calendario decía que no tocaba.
Que después de aquella flor vendrían otras más,
y que siempre me dirías que menos mal que yo no marchitaba.

Hacíamos aquello de ver series juntos y adelantar capítulos a escondidas,
de permitirnos ir al cine una vez al mes y hasta coger palomitas.

Mirábamos vuelos que no podíamos volar
y hoteles que nunca nos podríamos permitir.
Pero hacerlo de tu costado era casi como estar allí.
Entonces escribí ese poema.

Después dejaste de acariciarme
y yo dejé de besarte de verdad.
Me marchité.
Empezamos series por separado.
Decidimos ahorrarnos las palomitas
y el único viaje que quería hacer era lejos de tu indiferencia.
Y entonces, escribí este poema.


foto por Rubén Errebeene: https://www.instagram.com/errebeene/

6 comentarios:

Cada comentario me ayuda a mejorar y me anima a seguir adelante. Recuerda que sin respeto solo pierdes el tiempo. ¡Muchas gracias! :D