jueves, 25 de enero de 2018

La lluvia en tus labios.

Ojalá el mundo supiera cómo sabe la lluvia en tus labios,
que tienes mil tormentas entre corazón y espalda
pero siempre guardas preparada una barca a prueba de tempestades para quien te visite.
Sabes que eres peligrosa,
pero también prudente
y desde que saliste en las noticias de los bares de poesía
por haber ahogado en ti a más de una veintena de poetas,
decidiste premiar la valentía de coger tu mano

con un salvavidas y la sinceridad de tus heridas.

foto de @PutaLewis

poema escrito para introducir una de las secciones del poemario "Nuestra teoría del caos",de mi amigo Naza Díaz.

jueves, 18 de enero de 2018

A tu altura astronómica.

Me gusta cuando atardeces porque te me haces efímera y eterna a la vez.
Porque eres dueña del sol, y nadie es dueño de ti.
Me gusta cuando atardeces porque das paso a tus sueños y la luna queda bonita en tus ojos a todas horas.

Me gustas de madrugada, cuando estás taciturna y echas un vistazo a la vida, y a veces sonríes y otras no tanto. Porque entiendes que todas las emociones son válidas y que tú solo sabes crecer en ellas.
Me gusta cuando descansas y nada te da miedo.

Me gusta cuando amaneces porque también me dejas amanecer a mi y darme otra oportunidad más. Tienes en ti todas las paces del mundo y solo tú me haces creer que de verdad soy capaz de parar mis tanques. Porque lo soy.


Me gustas en cualquier momento del día, del mes y del año, porque contigo crezco pero no me haces sentir que sin ti se acaba el mundo. Porque no somos dependientes, pero sí compañeras. Porque yo valgo todas las oportunidades,  tú también y juntas damos las que nos sobran al resto.

Te quiero porque cuando sonríes siento que yo también lo hago, pero con el alma.


jueves, 11 de enero de 2018

Manual de instrucciones.

Hay gente que se tapa la sonrisa.
Tengo el hueco de un libro de Benedetti en la estantería.
Ese beso era para darlo, no para ser guardado.
A esta calle le faltan árboles y le sobran quitamiedos.
La gente corre por un metro que volverá a pasar en 5 minutos porque no tienen 5 minutos.

Huimos del hogar porque nos cuentan que allí no hay oportunidades suficientes y luego nos pasamos la vida echándolo de menos. Buscando ese del que nos hablaron, pero no se puede encontrar algo que ya sabes donde está. No puedes buscar la playa en la montaña, ni los robles en el mar.
Intentamos no enamorarnos porque dicen que el amor hace daño, pero se callan que también te hace volar.

No quiero tener miedo. No quiero guardarme estos 1000€ por si acaso y acabar con ellos en la tumba. Quiero mirar un vuelo y cogerlo, un libro y leerlo, una película e invitar hasta a las palomitas.
No entiendo vivir estando esperando la vida.

Vivimos, intentando estar peinados en una montaña rusa, con una sonrisa en el peor día de nuestra vida, ebrios en un mundo con más bares que bibliotecas, con el pintalabios perfecto en una calle que grita un beso, por favor.

Os dejo el siguiente manual de instrucciones:
Bebeos una cerveza en un bar mientras leéis el primer libro con polvo que encontréis en la estantería que menos miráis. Habladle a la desconocida que os llame la atención y dejad que os hable el que peor pinta tenga. Enamoraos y no desenamoraos nunca. Subid a la atracción que más vértigo os de, quedos en banca rota, volved, no abandonéis, no hagáis daño a propósito nunca, aprended todo lo podáis y acabad cada día con más desastre en el pelo.

Y por favor, no seáis de los que no os sobran 5 minutos.