jueves, 29 de marzo de 2018

Los besos que no saben a nada.

Escribo este poema
para tener dónde enterrar los besos que no saben a nada,
las caricias que no calientan
y las miradas que no arropan.

A esos que vienen con el cuento listo para recitar.
les escucho en la parte de los dragones
pero de los príncipes y princesas
ya estoy cansada.

Entre un hueco de su ego,
cuelo parte de mi historia,
la clasificada como "apta para todos los públicos",
que no tiene dragones ni armadura,
pero sí mucha sinceridad
y la voz en off de un narrador cansado.

Me quedo por la cerveza,
por la chica de la mesa de al lado
que tiene la paz mundial acurrucada en su pelo,
que eso sí que tiene mérito
y no tus medallas autoimpuestas.

Nunca vi tanto entusiasmo por uno mismo
sin justificación alguna.

En la boca de metro confirmé
que el siguiente capítulo no sería mejor.
Porque no hay peor príncipe
que el que se empeña en salvar a una princesa
que se vale perfectamente por sí misma.



jueves, 22 de marzo de 2018

Pequeña gigante

Hay momentos en los que me siento tan chiquitita,
y estoy tan bien,
que en mi pequeñez me siento gigante.

Me pasa cuando estoy sentada en el suelo del bar,
mientras alguien al micrófono recita sobre el amor,
y dice alguna frase que me eriza la nuca.
Entonces miro hacia arriba y veo cuerpos alargados que parecen extenderse al infinito,
todos con la media sonrisa de la complicidad,
de "yo también me he enamorado".
Y pienso en todas aquellas personas a las que han besado,
a las que le han dejado la puerta abierta
con un mensaje de "para cuando quieras volver".
Justo ahí me siento diminuta,
entre todas esas otras medias sonrisas
y poemas sin escribir.

También me pasa cuando me quedo mucho tiempo pensando
en todas las personas que me quedan por conocer.
Me imagino sus rostros sin rasgos concretos,
y ya me remueven cosas por dentro.
Siento que tengo que enamorarme tanto aún... que en comparación, yo soy solo una pizquita.
Soy solo el recipiente de las historias que a otros les quedan por vivir.
Soy solo la tinta de lo que les van a escribir.
Las tripas de las que podrán hacer corazón,
y las llamadas perdidas que querían encontrarse.

A veces,
me gusta ser chiquitita
y tener tanto que decir.